¿Cómo cambiar de comercializadora eléctrica?

Cómo cambiar de comercializadora eléctrica

Aquí tienes unos primeros pasos para emprender un cambio de comercializadora de electricidad.

Esto ya lo conocemos, la gente tiene miedo al cambio. En multitud de conversaciones sobre el contrato de energía eléctrica con conocidos y amigos, en el momento que les digo, si no estás contento con  tu comercializadora sabes que te puedes cambiar?

Sus ojos se convierten en platos, y entonces llega respuesta… ya pero claro es un engorro esto de cambiarse, ya sabes… cambio de compañía y me quedo sin luz…

Entonces, soy yo el que mis ojos se le vuelven platos, y me he decidido a redactar este artículo, para esclarecer unas cosillas.

No supone corte de luz alguno, simplemente cambia la empresa que te va a facturar la electricidad a partir del cambio hasta que decidas nuevamente cambiar de comercializadora.

En el mercado liberalizado, existen multitud de comercializadoras, y te preguntarás ¿ok y como puedo conocerlas? Pues bien te adjunto el link que de convertirá en un gran conocedor de la variedad de comercializadoras:

https://www.cnmc.es/es-es/energ%C3%ADa/operadoresenerg%C3%A9ticos/listadodecomercializadores.aspx

Tal y como anunciábamos, en el momento de contratar con una nueva comercializadora, ésta informa a la distribuidora que a partir de entonces será tu comercializadora y tachán por arte de magia la distribuidora te cambia. El cambio no produce corte del suministro en ningún momento, puedes estar tranquilo.

En cuanto a los plazos para hacer efectivo el cambio de comercializador, según el informe emitido por la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, establece que el plazo medio para realizarse el cambio de comercializador es de 13,7 días. Aunque las directivas y leyes sectoriales establecen un plazo máximo de 21 días.

Y me volverás a preguntar, ¿porque debo cambiarme? En primer lugar no debes, pero si debes estar informado que puedes si quieres, las múltiples comercializadoras, por norma general harán lo mismo, es decir, facturar la energía que consumes, ¿y entonces dónde está la diferencia? Pues está en lo que te ofrecen, como, por ejemplo, atención al cliente, la tarifa que te ofrecen, la rapidez en resolución de problemas, en cómo te tratan, en si la energía que te ofrecen es verde, en las facilidades en la contratación, si utilizan el “cero papel”, etc…

¡El cambio es gratuito, por tanto huye de las comercializadoras que te quieran cobrar por el cambio!

Así que lo único que puedo decirte es que te sumerjas en el gran mundo de las comercializadoras y te decidas por la que más se acopla a ti, ya sabes lo mejor de la libertad es poder elegir.

Desde nuestro despacho te podemos asesorar y acompañarte en el cambio. 

Saber más